Brunch Magazine | Una revista de moda para gente que no lee revistas de moda

TINO CASAL: EL ARTE POR EXCESO... Y MÁS

  • Una de las cosas más especiales que tiene Madrid es que un día anodino vestido de gris y sin expectativas, puede convertirse en una experiencia de ensoñación glam salpicada de brillo y terciopelo rouge. Ese universo de glitter improvisado y olor a cuero se aloja en una de las salas del Museo de Traje, ese espacio tan bien escondido entre las arboledas de la Ciudad Universitaria (que no visitas desde que te licenciaste...) y que rinde un merecido homenaje a uno de los huracanes profesionales de la Movida madrileña: el maravilloso Tino Casal.

    Al ritmo de temazos ya clásicos como Eloise o Embrujada (que tararean con toda la gracia las dos únicas personas que están en la muestra esta mañana: el guardia de seguridad y la dama de recepción), la exposición revela la cara más lograda del dandismo en versión española con un recorrido por los mejores looks del artista. Y es que, habituado ya desde los años 60 a las miradas inquisidoras nutridas del más casposo conservadurismo en materia estética y moral, Tino Casal fue encontrando su personaje "a medida que se soltaba la melena y le crecía el tacón".

    Como buen moderno de categoría premium, con una piel tan camaleónica como la del mismísimo Bowie, Casal construyó su imagen a base de superposiciones barrocas y eclecticismo kitsch: los toques de folclorismo español (dato para los Juradistas: Casal asesoraba a Rocío Jurado para afinar sus puestas en escena!!) conviven con el punk de sello londinense (era habitual de tiendas como BOY o la celebérrima SEX de Vivian Westwood y Malcom McLaren), influencias pop y neorrománticas y mucho, mucho, leoparderío y serpenterío de segunda mano.

  • Entre sus compañeros de la fiesta de fiebre y placer que fueron los 80 madrileños (Almodóvar, McNamara, Pérez-Mínguez, Alvarado, Montesinos o Alaska, entre muchos otros), Tino Casal fue capaz de hacer del escándalo un arte de primer nivel, como recuerdan las fotografías que recorren la sala de la exposición. El artista no dudaba en plantarse una levita con vuelo con unos denims repletos de tachuelas, guantes de encaje y bien de doradismos en pendientes y complementos. Todo ello en una clara apuesta por potenciar la subjetividad en su cara más creativa y apasionada.

    Pero Tino Casal no fue solamente vedette. La expo saca a la luz sus experiencias como diseñador de vestuario y su poco conocido trabajo como artista plástico y escultor. Un amplio abanico de facetas que convergen en un claro alegato a favor de la singularidad y que hacen de la frivolidad y el exceso las herramientas más propicias contra la indiferencia y los cuentos chinos.

  • ¿El resultado de la experiencia? Nos lo cuenta el propio Tino Casal con estas palabras que cierran una exposición con formato de ensaladilla: El resultado depende de cómo se coloquen las frutas en la cornucopia de la abundancia. El kitsch es como la mayonesa. Por muchos ingredientes que acumules, al final es ella la que determina el sabor.

    Que nadie dude que la elaborada salsa que embalsama el arte de Tino Casal se queda incrustada y a gustito en la lengua.

    Del 16 de noviembre hasta el 19 de febrero.

    Laura Suárez.

  • Una de las cosas más especiales que tiene Madrid es que un día anodino vestido de gris y sin expectativas, puede convertirse en una experiencia de ensoñación glam salpicada de brillo y terciopelo rouge. Ese universo de glitter improvisado y olor a cuero se aloja en una de las salas del Museo de Traje, ese espacio tan bien escondido entre las arboledas de la Ciudad Universitaria (que no visitas desde que te licenciaste...) y que rinde un merecido homenaje a uno de los huracanes profesionales de la Movida madrileña: el maravilloso Tino Casal.

    Al ritmo de temazos ya clásicos como Eloise o Embrujada (que tararean con toda la gracia las dos únicas personas que están en la muestra esta mañana: el guardia de seguridad y la dama de recepción), la exposición revela la cara más lograda del dandismo en versión española con un recorrido por los mejores looks del artista. Y es que, habituado ya desde los años 60 a las miradas inquisidoras nutridas del más casposo conservadurismo en materia estética y moral, Tino Casal fue encontrando su personaje "a medida que se soltaba la melena y le crecía el tacón".

    Como buen moderno de categoría premium, con una piel tan camaleónica como la del mismísimo Bowie, Casal construyó su imagen a base de superposiciones barrocas y eclecticismo kitsch: los toques de folclorismo español (dato para los Juradistas: Casal asesoraba a Rocío Jurado para afinar sus puestas en escena!!) conviven con el punk de sello londinense (era habitual de tiendas como BOY o la celebérrima SEX de Vivian Westwood y Malcom McLaren), influencias pop y neorrománticas y mucho, mucho, leoparderío y serpenterío de segunda mano.

  • Entre sus compañeros de la fiesta de fiebre y placer que fueron los 80 madrileños (Almodóvar, McNamara, Pérez-Mínguez, Alvarado, Montesinos o Alaska, entre muchos otros), Tino Casal fue capaz de hacer del escándalo un arte de primer nivel, como recuerdan las fotografías que recorren la sala de la exposición. El artista no dudaba en plantarse una levita con vuelo con unos denims repletos de tachuelas, guantes de encaje y bien de doradismos en pendientes y complementos. Todo ello en una clara apuesta por potenciar la subjetividad en su cara más creativa y apasionada.

    Pero Tino Casal no fue solamente vedette. La expo saca a la luz sus experiencias como diseñador de vestuario y su poco conocido trabajo como artista plástico y escultor. Un amplio abanico de facetas que convergen en un claro alegato a favor de la singularidad y que hacen de la frivolidad y el exceso las herramientas más propicias contra la indiferencia y los cuentos chinos.

  • ¿El resultado de la experiencia? Nos lo cuenta el propio Tino Casal con estas palabras que cierran una exposición con formato de ensaladilla: El resultado depende de cómo se coloquen las frutas en la cornucopia de la abundancia. El kitsch es como la mayonesa. Por muchos ingredientes que acumules, al final es ella la que determina el sabor.

    Que nadie dude que la elaborada salsa que embalsama el arte de Tino Casal se queda incrustada y a gustito en la lengua.

    Del 16 de noviembre hasta el 19 de febrero.

    Laura Suárez.

ENTRADAS ANTERIORES
Publicidad

Cargando...
Brunch Magazine es una marca registrada de Vicious Media © Todos los derechos reservados. I Love Vicious SL / info@brunchmag.comDesign by Pixel and Pixel

SUBSCRÍBETE A NUESTRA

NEWSLETTER

notificacion